04/11/2007

El Movimiento continúo del Ser

Es muy común que como seres humanos nos sintamos atascados en una realidad rígida. Que sintamos que nuestra vida, nuestro ser no va a ningún lado, que no avanza por el sendero del conocimiento, que todo permanece igual, que por mas que se lean libros, se participe en talleres y cursos, las cosas no cambian realmente y seguimos sufriendo por lo mismo, experimentando las mismas vivencias y el mismo dolor una y otra vez. Bueno, hermanos, eso es solo una forma de ver las cosas, una de tantas, es solo una perspectiva mas, sin embargo, no significa que no se pueda transformar.

Nosotros somos seres espirituales, seres de Luz cuya existencia se prolonga más allá de las comisuras de esta realidad, de esta vida.

Estamos en constante aprendizaje, en constante crecimiento. Esta vida, es solo un fragmento de la totalidad que en realidad somos, nuestra existencia no esta limitada por un cuerpo y una mente rígida, va mas allá, mucho mas allá de lo que podemos ver y oír con nuestros ojos y oídos físicos.

Somos seres multidimensionales, seres espirituales cuya existencia en este plano terrenal obedece a un deseo y una necesidad de aprendizaje y crecimiento proveniente de Nuestro Ser Superior. Cada vivencia, es un aprendizaje que se puede traducir como información nueva. Aprendizajes que nuestro ser superior recibe y los traduce a conocimiento de las realidades, de la energía, al conocimiento de si mismo y su potencial, mas sin embargo, somos los creadores de las vivencias y la realidad que experimentamos, no estamos sujetos a la voluntad de nadie, mas que la propia.

El Ser Superior nos alimenta con vida y energía y nosotros le retroalimentamos con la información que producimos, con las vivencias y el conocimiento que generamos; el crece a la par de nosotros, el aprende de si mismo a través de nuestras realidades.

Sin embargo, tenemos absoluta libertad para crear, somos los escultores de nuestra vida, día a día. Jesús dijo: “Por sus frutos los conoceréis” El se refería a que podemos conocer las creencias de las personas por las realidades que experimentan.

Así de simple, nuestra vida es el fruto de nuestras creencias; y es que, somos producto de lo que creemos, siempre. Lo que hoy vivimos es producto de lo que ayer pensamos y cada pensamiento, cada creencia puede moverse y transformarse a cada momento.

Jamás permanecemos estáticos, no es la naturaleza del ser.

No es esa la naturaleza de nada en este universo!

Todo en el universo esta en constante movimiento, en constante expansión, las galaxias, los planetas, las estrellas, Nuestro Ser Superior, Dios mismo, están en constante cambio y renovación. Segundo a segundo se genera nueva luz, nueva información que se traduce como cambio y renovación en cada rincón del universo.

Es nuestra percepción de las realidades lo que nos lleva a la creencia de que no nos movemos, de que nada cambia y es esa percepción la que nos conduce a la sensación de no movimiento, de no crecimiento. Pues somos producto de lo que creemos.

Dime Hermano, eres el mismo que fuiste ayer?

No eres el mismo que fuiste ayer, no eres el mismo que fuiste hace siete años, pues tu cuerpo es un ejemplo viviente de ese movimiento continuo del Ser! Las células se renuevan a si mismas a diario!

Somos biológicamente un ser nuevo cada día. la gente piense que su cuerpo es una estructura estática que envejece y muere. Sin embargo, el organismo está en estado de renovación permanente: a medida que se descartan células viejas, se generan otras nuevas para reemplazarlas, es un movimiento continuo, se deja ir lo viejo para continuar con lo nuevo.

Así funciona la vida en la naturaleza también, los árboles, las plantas siguen ese mismo principio eternamente, cada estación se renuevan a si mismos.

El viento permanece en movimiento constante transformando a la naturaleza a su paso.

Las mareas fluyen eternamente, subiendo y bajando cada día.

Las aves vuelan de un lugar a otro, jamás permanecen estáticas. Cambian y experimentan la vida en lugar diferente cada día.


Así funcionan nuestras células, así funciona la vida, así funciona el Universo, así también debería funcionar nuestra conciencia.

Es nuestra conciencia alimentada por nuestras creencias lo que le da forma a nuestra realidad, a lo que vivenciamos día a día, sin embargo, nada tiene por que permanecer estático y sin cambio. En realidad, no tendría porque existir la vejez y la muerte, y sin embargo, es tan poderosa nuestra conciencia que le damos vida a esa creencia y las personas experimentan vejez y muerte día a día.

Somos producto de lo que creemos, de lo que pensamos, de lo que sentimos. Y eso, tampoco puede ser permanente ni estático. Podemos renovar nuestras creencias día a día, de un plumazo si gustas y realmente lo deseas. Tenemos ese poder, la conciencia humana es poderosa! Experimentamos nuestras creencias siempre, sin excepción. Y podemos sostenerlas siempre o transformarlas siguiendo el flujo del constante movimiento, ese flujo es nuestra naturaleza real. Es la naturaleza de todo lo que Es!

Quizá tu pienses, “Me es difícil cambiar mi realidad. Mis cocreaciones no funcionan” Te es difícil porque no has transformado las creencias que te hacen sentir impotente hacia la vida. Y quizá ante eso pienses “Me es difícil desprenderme de esas creencias, pues han estado conmigo siempre” Y así permanecerán, mientras sigas pensando que no puedes desprenderte de ellas!!

Tú le das vida a tus creencias, a tus limitaciones, nadie más lo hace por Ti. Y les das vida al creer en ellas, al pensar que eres impotente ante la vida, al pensar que son más poderosas esas creencias limitantes que tu propia divinidad.

Todo puede ser transformado, siempre! En cada momento, tenemos ese poder! Es nuestro, siempre lo ha sido y lo será por siempre. Pero es necesario aceptarlo concientemente y creerse realmente capaz de hacerlo.

El ser permanece en un moviendo continuo, siempre en expansión. Sin importar lo que nosotros hagamos, siempre estamos creciendo y expandiéndonos, nada permanece estático. De esa forma depende de nosotros desprendernos de las creencias limitantes y cambiar. Tenemos la oportunidad de nacer de nuevo cada día, en cada nuevo amanecer podemos tener un nuevo amanecer de la conciencia!

9 comentarios:

Lidia M. Domes dijo...

Comparto todo lo que dices y creo que todo en la vida es la metáfora de nuestro interior: por eso todo lo que creemos se manifiesta, y cuanto más fuerte lo sentimos, lo vivenciamos como posibilidad, mas se manifiesta...y son nuestras creencias las que impiden que amliemos la mirada!!!

Gracias or compartir!!!
Lidia

silvia dijo...

Siempre muy buenos tus escritos!!!

Gracias
Bendiciones!!!! Silvia

Anónimo dijo...

Te quiero muchoooooo!!!! =)

Somos creadores de nuestro Destino ;)

Besotes Lucecilla Eterna :P

Anónimo dijo...

Te quiero muchoooooo =)

Sí!!! Somos los creadores de nuestro Destino!!! Materializamos nuestros sueños más puros, en amor y armonía con el Creador Divino, gracias a nuestros pensamientos positivos de Amor, ausentes de todo Miedo y, por tanto, lejos de las limitaciones impuestas por ellos!!!

Un abrazote de Amor Infinito, Lucecilla Eterna :P

Anónimo dijo...

Te mandé como mil veces mi comentario porque no lo veía aparecer en tu blog (y lo hice como anonimo esta vez) :s

Jajaja!!! XD

Acabo de leer arrivita de la página que si lo apruebas, recién entonces aparece. Ya entiendo, entonces era por eso :P

Espero te lleguen mis comentarios!!! Wiii!!!

Nus vemos!!! Adiusin =)

Anónimo dijo...

Se me olvidó poner mi nombre =)

Soy la Stephie n__n

Nus vemos!!! Espero que estés súper bien!!! :P

KAI dijo...

Jajajajaja!! Steph, reconocì tu energia mucho antes de que dijeras quien eres ;)

Un abrazote y gracias por leerme!!

Te quiero mucho!!!

Anónimo dijo...

El movimiento continuo esiste.

Seg dijo...

Querido Kai, te leo y coincido, como ya te escribi, me costó tanto ver los aspectos de mi Ego, aun dan vueltas por ahi, y debo estar atenta par reirme de ellos y que no opriman mi Ser. Pero esto que decis lo empece a vivir hace un tiempo, fluyo con el deseo de mi alma cada vez que puedo correrme de la mente, y me alienta el experimentar el placer del Ser.
Que bendición tenemos, que bendición poder correr el velo, que bendicion la vida...Gracias kai