20/04/2005

Habemus...

Lately, con todo esto de la muerte del papa y la llegada de uno nuevo, no puedo evitar darme cuenta de que, en realidad las cosas no han cambiado. La gente sigue siendo ovejitas, siguen buscando la divinidad fuera de ellos, siguen venerando imágenes, siguen cegados, entregándole el poder a otros porque son demasiado perezosos para levantarse y sacudir las telarañas que les nubla la visión. Y es que, por mas que se diga que existe una “nueva era” una “nueva energía” en realidad es una minoría la que vive esa realidad.. (no me meteré en el tema de que, otros pocos dentro de ese movimiento new age, vuelven a caer en la misma tendencia a entregar el poder a causas externas) es frustrante ver como mas de 200,000 personas se reunieron para vitorear al nuevo papa, niños y jóvenes entre tantos, admirando y celebrando la llegada de un ser que condena toda y absoluta manifestación de libertad en cualquiera de sus ámbitos. Puaaaj....es triste y lo es porque, por mas que digamos que el mundo esta cambiando, no es así, mas que para una pequeña minoría.

2 comentarios:

Alejandro dijo...

Recuerda que el mundo es perfecto tal como es, inclusive, más allá de nuestra comprensión... :)

KAI dijo...

Así es Alejandro.

Sucede que esto lo escribí hace mucho tiempo, dos años para ser exactos y aún no tenía la comprensión y la conciencia que tengo acerca del universo y la vida hoy. Es recorrido un buen tramo desde entonces, he logrado comprender y asimilar muchas cosas, y a decir verdad, ya no pienso como lo hacía cuando escribi esto.

Un abrazo y gracias por tu comentario.